Las eternas “colas virtuales” dejan a muchos fans sin poder disfrutar del artista de sus sueños

Locos por la música

Grupos como Coldplay y artistas como Harry Styles llegan a concentrar hasta más de  200.000 personas en las “salas de espera virtuales” de las plataformas de venta de entradas online.

La agenda de este año 2023 llega repleta de conciertos de grandes artistas y grupos musicales como Coldplay, Harry Styles o Bruce Springsteen.. Las páginas web que han puesto a la venta las entradas para estos eventos se colapsaron durante el proceso de compra y muchos seguidores de estos artistas se quedaron en la cola de espera para conseguir una entrada. 

Las quejas no tardaron en llegar a las redes sociales:“Escuchando el live de buenos aires de Coldplay con mi padre en el coche porque nos quedamos sin entradas para Barcelona” o “El problema es que llevas 5 años esperando que tu grupo de ensueño venga a cantar a Barcelona y te quedas sin entradas por culpa de esta gente que va por el show”, tuiteaban admiradores del grupo. 

En el caso de Coldplay, viendo el éxito que tuvo la venta anticipada de entradas y el colapso para comprarlas, la banda decidió alargar dos días más los conciertos y ofrecer en Barcelona cuatro conciertos. Pero pese a esta ampliación de la gira, comprar las entradas fue “misión imposible” para muchos y más de medio millón de personas se quedó en la cola virtual, a las puertas de entrada de la plataforma de venta de entradas.

Y este fenómeno de las eternas “colas virtuales” no sólo se da con Coldplay, sino que se ha repetido con cantantes como Bruce Springsteen o Harry Styles. Springsteen también amplió el número de conciertos en Barcelona después de una venta de entradas que igualmente generó polémica: para comprar los pases, los fans debían registrarse en la plataforma Ticketmaster para que la web pudiera confirmar si quien compraba era de verdad una persona real. Después del registro, debía llegarte un código que podías usar para  ir a la web el día de la venta de las entradas. Pero ese código no le apareció a nadie y la furia se desató entre los seguidores del artista.

Lo mismo sucedió con el solista Harry Styles: algunos fans del cantante se registraron en la web Ticketmaster para “reservar” sus entradas, pero lo que no sabían es que gracias a dichas reservas, la red podía calcular la cantidad de demanda y ajustar el precio a ella. Así surgieron unos billetes denominados, “ entradas platinium”. 

La forma en que se venden entradas para eventos multitudinarios está cambiando y va en dirección a un modelo más parecido a la subasta. Cuando la venta era en taquillas o tiendas físicas, se formaban largas colas y fue entonces cuando surgió el fenómeno de la reventa. Pero ese esfuerzo extra de desplazarse físicamente hasta un lugar daba la oportunidad a los verdaderos fans de ser los primeros de la cola. Ahora todo pasa en la nube. Estrategia y rapidez son la clave para conseguir estar dentro. 

Comentarios