Imprimir

La Rosalía: cómo una veinteañera española se convirtió en un fenómeno de masas

Laura Guix | 16 de junio de 2020

Rosalía en el Palau Sant Jordi. | Fuente: Albert Domènech
Rosalía en el Palau Sant Jordi. | Fuente: Albert Domènech

“No pasa desapercibida, ni con sus gestos, ni con su manera de vestir, todo es rebosante". Explica la jefa de producción de  Canadá, Alba Barneda, que ha colaborado con los vídeos del disco “Los Ángeles” y canciones como “Malamente” o “Pienso en tu mirá” de "E.M.Q".

Para la creación de los clips conversaron previamente con Nicolás Méndez, director de Canadá, y con su hermana Pili (su estilista). Ella dio ideas pero luego quien se puso a escribir con la cantante fue el director. En ese momento ella contó su idea de “El Mal Querer”, disco basado en una novela que narra la historia de un amor tóxico entre un hombre y una mujer. Dos personas que se quieren, pero se quieren mal, ya que el hombre acaba maltratando a la mujer. 

De ahí compartió algunos referentes visuales que le gustaban de su imaginario como los camiones, una parte del polígono industrial en el que ella ha crecido. Algunas de las simbologías que ilustran este "mal  querer" son la relación del torero con el toro (en Malamente), un amor que mata.

Rosalía: "Si tu trabajo sirve para poner sobre la mesa temas que son importantes para visibilizar a según qué personas y colectivos, adelante con ello"

"Es alguien que increíblemente consigue lo que se propone. Por muy arriba que apunte, lo acaba consiguiendo. Nosotros cuando empezamos con esto en ese momento no era nadie y me acuerdo que dijo, quiero rodar con Almodóvar y a los dos meses estaba rodando con él. Quiero llegar a los Grammy. Va y gana los Grammy. Quiero trabajar con la mejor coreógrafa de Estados Unidos,  Salva Dona, va, y consigue seducirla. Tiene este poder de seducción, en el sentido de que consigue lo que quiere porque es cautivadora. Te atrae lo que te propone y te dejas llevar", explica la jefa de producción de Canadá, Alba Barneda.

Un inicio como cualquier otro

Rosalía Vila i Tobella nació en un pueblo llamado San Esteve de Sesrovires, una localidad del Baix Llobregat, de no más de 7.000 habitantes en la que ella ha crecido y vivido 25 años de su vida. En este pueblo ha ido forjando una experiencia vital que comporta la peculiaridad de sus creaciones artísticas. Una artista “pura”, en el sentido de su innegable independencia creativa y originalidad. Este talento tan particular se ve reflejado en el éxito de “El Mal Querer”, que fue su trabajo final de carrera.

El disco  es una mezcla del ambiente de la calle, de la música urbana, del autotune, el flamenco y la música pop. Sin duda alguna, el fenómeno Rosalía cambiará el modo de introducir el flamenco en nuestra sociedad. Un fenómeno de masas, que despierta la curiosidad de todo tipo de públicos, que no entiende de edades o gustos. Su exuberancia no deja a nadie impasible, porque tiene mucho por dar y cuando la ves en el escenario, deslumbra.

Más allá del fenómeno

A los cinco años Rosalía ya hacía clases de jazz en el gimnasio “TOP LINE” de Sant Esteve Sesrovires con la profesora Manoli Rodríguez: “era una niña muy alegre, con muchas ganas de aprender y con una sonrisa enorme. Estuvo haciendo clases conmigo desde los 5 hasta los 15 años y siempre ha estado muy dispuesta a colaborar en todo. Ponía toda su intención y empeño a la hora de trabajar, de aprender y así es como ha desarrollado una gran carrera. El hecho de que tuviera un cuerpo atlético y que estuviera siempre predispuesta también la ha ayudado mucho”, explicaba su profesora de baile, Manoli Rodríguez. 

Manoli Rodríguez, profesora de baile: “Una niña con una capacidad muy grande de escuchar, de ser solidaria, de no olvidarse de dónde viene y de quiénes son su gente”

A los 10 años su madre ya la llevó a una escuela de música, donde vieron el tesón y la disciplina que había en lo que para aquel entonces era una niña con el capricho de aprender música. 

Su estilo viene de los ambientes por donde se movía ella, cuando iba con los amigos por la calle. Tenía unos 14 años y escuchaban una mezcla de pop, urbano, reggaeton y flamenco. El pueblo le marcó mucho.  Allí le empezó a encantar ese tipo de música y se quiso especializar estudiando en la ESMUC.

Captura-de-pantalla-2020-04-22-a-las-12_Rosalía en Sant Esteve Sesrovires. | Fuente: Albert Domènech

Con 15 años se  presentó al concurso “Tú sí que vales” en el que afirmó tener claro que iba a ser artista. Pero el fracaso por aquel entonces hizo que su ambición creciera más y más y quisiera convertirse en una gran profesional de la música por encima de todo. ​

Entonces empezó con las clases de piano, a componer melodías, armonías, acordes y letras y aprendió a estructurar canciones. Como explicaba la propia artista en una entrevista en The New York Times Magazine, todos esos años de simular el poder de una cantaora sin el entrenamiento apropiado, habían dañado sus cuerdas vocales. Ya no podía proyectar su voz normalmente y los doctores le recomendaron cirugía. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Mira mama avui surto al @nytimes @nytmag aaaaaa😱❤️☕️

Una publicación compartida de LA ROSALÍA (@rosalia.vt) el

En aquella época hacía jazz, baile flamenco, guitarra, canto y piano. A baile flamenco se apuntó a los 17 años a nivel de iniciación en la escuela la Tani de Barcelona, aprendiendo planta-tacón o bulería...  Salió de la academia La Tani con un nivel mucho más avanzado, habiendo aprendido palos más serios en los que el nivel de la técnica era más exigente: como seguidillas, tarantos… Entonces llegó el momento en que supo que tenía que irse a la ciudad para seguir descubriendo palos, ahí le esperaban nuevos maestros, dispuestos a dejarse sorprender.

En el Taller de Musics de Barcelona estudió guitarra eléctrica, piano, lenguaje musical, educación del oído, armonía y técnica vocal.

Lluis Cabrera, director del Taller de Musics: “La chica destacaba mucho, además de las clases acudía a seminarios y cursos. Tenía más claro lo que no quería hacer que lo que quería hacer, eso sí, quería llegar a mucho público”

Está claro que la sensibilidad musical y la facilidad para aprender, empaparse de todo lo nuevo y su curiosidad infinita han sido sus aliados para aventurarse con tesón a esta carrera profesional que no para de sorprendernos.

La música como estilo de vida 

Antes de  estar en las primeras posiciones de las listas de YouTube y Spotify, la veinteañera de Sant Esteve pasó más de una década formándose en el flamenco, el arte de raíces multiculturales más genuino del mundo.

Rosalía: “Soy muy fiel a lo que siento, a lo que pienso y a cómo siento la música. Siempre hago lo que quiero. Para mí no hay otra forma de actuar que no sea con total independencia creativa”

Una pasión encontrada

Así como los bailarines que no son hijos de  bailarines, o los actores que no vienen de familias inmersas en el mundo del cine, Rosalía encontró su pasión por el flamenco escuchando a Camarón de la Isla con sus amigas una noche de fiesta en el coche. El gusanillo que se le despertó escuchando a Camarón hizo que no dejara de interesarse por el flamenco y quisiera aprender más sobre este género, de autores como Enrique Morente, la Paquera de Jerez o La Niña de los Peines, hasta llegar a buscar a su maestro “Chiqui de la Línea”. Su familia no la encaminó hacia el flamenco o el pop, ha sido ella, que a través de sus vivencias ha ido creando su estilo propio.

José Miguel Vizcaya, más conocido como Chiqui de la Línea, fue quien la descubrió, quién supo potenciar su talento y lo trabajó hasta que fuera capaz de entender no solo el flamenco de Camarón, que es quien la cautivó y le hizo querer dedicarse a ello, sino ir a los genios que le preceden, como Antonio Marina, Juanito Valderramas y Rafael Salinas, entre otros. 

Rosalía en el Palau Sant Jordi. | Fuente: Rubén Navarro

Chiqui fue pionero en España. Él investigó y aprendió mucho, trabajó muy duro para llegar a las raíces del flamenco. Empezó a los 19 años. Interiormente el flamenco forma parte de su tierra, su vida y su ciudad. Estaba rodeado de eso, ya que era como el aire que respiraba.

Él vio en ella una gran capacidad de trabajo, de estudio, de dotes técnicos y musicales, de escucha positiva, iniciativa y visión empresarial. Una serie de valores laborales y humanos que hacían ver que es una mujer de armas tomar, determinada y segura de sí misma.

Camarón de la isla le hizo entrar en el flamenco y Chiqui le enseñó como era el flamenco por dentro

Le enseñó a aprender a amar variantes del flamenco que desconocía. Una parte fundamental de las raíces del flamenco, todo lo que  viene antes de Camarón. Así la condujo a que produjese el primer disco de “Los Ángeles”, en especial la canción Catalina". 

Chiqui de la Línea, maestro de cante: “Sabe resetear y partir de cero, absorbe muy rápido, tiene una percepción auditiva muy sensible y detallista y una gran inteligencia emocional”

El disco “Los Ángeles” fue una producción que hizo con Raúl Refree, después de montar un espectáculo de flamenco en un bar de Barcelona, frente a unas 20 personas donde vieron que sintonizaban a la perfección.

A partir de ahí decidieron que debían crear un álbum "Los Ángeles". Es un disco caracterizado por los arabescos y ornamentaciones vocales, con una base gigantesca de memorias de flamenco que Chiqui le había ayudado a explorar durante años. Las grabaciones que Rosalía llevó al estudio eran cápsulas de tiempo pertenecientes a otra era y juntos improvisaron versiones nuevas de cada una. Refree y Rosalía, crearon una mezcla entre flamenco y música electrónica. 

Rosalía en el Palau Sant Jordi. | Fuente: Rubén Navarro

De cero a ser portada en New York Times

Su madre, Pilar Tobella y su hermana Pili (Daikiri en las redes), son el soporte  de su fama. Con el hit “Malamente”, Rosalía consiguió dos premios Grammy latinos, llegando a cinco nominaciones y alcanzó la cima de nominaciones de 2018. Después, con el disco E.M.Q, tuvo el reconocimiento de cinco Grammy latinos, incluida la de disco del año. 

"Rosalía es como el Elvis Presley español, nadie ha tenido más portadas que ella, ha tenido un éxito muy bestia y merecido, después de que ganara el MTV Award por “Con Altura”.

Romagosa, director de la productora Canadá, con quien Rosalía grabó sus primeros vídeos, explica en una entrevista para The New York Times que es puñetera con lo que le importa y que tiene una mezcla extraña de cosas. 

El pilar de la familia

Su familia es un pilar muy importante para ella, que la ha apoyado desde siempre. Ha querido hacer guitarra y su familia la ha animado a hacer guitarra, ha querido hacer canto y su familia la ha impulsado a hacer canto, ha querido hacer danza y también. Para ella este ha sido un soporte incondicional, le ha dado mucha estabilidad. Nunca le ha faltado su apoyo, explica la madre de Rosalía, Pilar Tobella.

Los nombres clave de  su universo.
Los nombres clave de  su universo. 

Esencia y poder de cautivar

Su estilo no es muy marcado, justamente por eso tiene la capacidad de hacer vibrar a mucha gente, de sensibilidades distintas. Como por ejemplo en el Palau Sant Jordi el primer fin de semana de diciembre 2019. Lo bueno de la experiencia musical es que te hace sentir vivo. La música tiene la capacidad de arroparlo todo, de ponerse dentro de tí y hacerte sentir vivo. Este es el poder de “masas” que hace que llegue a tantísima gente. Hasta puedes no ser muy musical pero su esencia y poder de cautivar; los tonos, los ritmos, las letras te atraen…

Otro  valor o vivencia importante de su personalidad es mostrarse como auténtica. En un mundo cosificado y manipulado, que muchas veces no te dice nada, ella se muestra como “no mediada” y por eso es como que estás a sus pies, porque es algo que te afecta directamente si te la crees. Su autenticidad, sinceridad y poder de combinar el poder de la música es el recurso básico para hacernos vibrar.

La publicidad vende "lo original”, lo que es de verdad. Por ejemplo: “la pizza Tarradellas”. El hecho de que no se presente como el fenómeno de una discográfica. Ella es natural, espontánea y tal como es.  Te hace sentir diferente porque se muestra como verdadera. Te llega al corazón y te emociona. 

La teoría de Francesc gira en torno al hecho de que hay un papel de deconstrucción del que ella ni se da cuenta. "Rosalía es tan sincera que ella es la primera en creerse su propia propaganda. No es una cínica, pero ha habido una preparación y la ha extremado. Lo vemos, por ejemplo, en la evolución de sus videos. El peligro que corren estos personajes es que acaben siendo una caricatura de ellos mismos."

Como celebrity que es, está en el punto de mira de millones de adolescentes. Rosalía es un modelo de comportamiento y de maneras de hacer. Sin ser “fans” hay gente que imita su forma de vestir, esta voluntad de ser auténtico, de mostrarse sin complejos, sin filtros. Da  modelos a imitar, genera moldes de comportamiento y espontaneidad.

Rosalía en el Palau Sant Jordi. | Fuente: Albert Domènech

Ella quiere más y va a dar más

“Ha llevado el flamenco a un terreno que nunca se había pisado, a que los niños, los jóvenes y los adolescentes lo escuchen en todo el mundo. Junto con su carácter y su puesta en escena, tiene el mundo a sus pies, nos ha enseñado lo que quería enseñarnos, el resultado de sus vivencias, y la hemos aceptado”, explica Manoli Rodríguez, su profesora de jazz.

La frase más escuchada en la escuela de baile “yo quiero ser como ella”.

Las niñas pequeñas en la escuela de baile TOP LINE se vuelven locas. Para ellas que Rosalía sea una estrella mundial y que encima ellas vayan a las mismas clases de baile que  iba ella, con la misma profesora, es algo inaudito.

Con los pies en la tierra

Sigue contestando a los whatsapps y ocupándose de la gente que la vio crecer, aunque esté a miles de kilómetros al otro  lado del atlántico los pies los sigue teniendo en la tierra y puede que esta sea su salvación. 

"Siempre ha sido ella misma, no es un producto de la industria", afirman profesores que la conocen desde que era muy pequeña. Está aportando un nuevo estilo, es una nueva generación y el hecho que sea distinta es lo que le ha dado la fama. Su forma de vestir, de comportarse, hacen que más gente se fije en ella. Tiene un carisma y un poder especial, que le hace llegar a todo el mundo. Se muestra como alguien que ha trabajado sus talentos y es un ejemplo a seguir por su determinación, tesón y su perspicacia para aprovechar oportunidades. Ha sabido rodearse de quien ha querido para que el producto quedara con la mejor calidad.

Influencia en la industria musical

Su flamenco está marcando un antes y un después en la industria musical actual. La idea de mezclar distintas disciplinas ha abierto la puerta para aquellos que hacen algún tipo de flamenco pop, ella ha dado una vuelta de tuerca más. 

Rosalía en el Palau Sant Jordi. | Fuente: Albert Domènech

Según su maestro Chiqui de la línea: “su fama no la imaginaba, pero sí que imaginaba que iba a ser una gran profesional. El hecho de que se hiciera famosa, hasta qué punto ya depende de variables de mercadotecnia y eso no se puede saber, porque lo que interesa a la industria va por derroteros que desconocemos. Hay gente muy buena que la misma industria las hunde”.

Está claro que tiene calidad y madera de artista. “Ahora es famosa pero es mucho más que eso, en España el consumidor de música está poco preparado porque no hay una infraestructura docente en la música, no está integrada en las universidades, el consumidor tiene un nivel muy básico y parece que no analiza tanto la calidad”, explica Chiqui de la Línea. El hecho de introducir el flamenco en el pop y mezclarlo con la música urbana despertará inquietudes musicales en más jóvenes. 

Influencia en la industria de la moda 

Ya son dos las colecciones de ropa que ha sacado Pull & Bear con su nombre. Con la segunda colaboración afianzan la apuesta para la unión entre música y moda. 

La marca volvió a confiar en el poder de masas que tiene esta artista que derrocha talento. Una combinación entre el icónico imaginario “street” de Rosalía y el espíritu “youth” de Pull&Bear. 

Colección Pull & Bear Rosalía. | Fuente: Alexandra Casa

Este hecho da forma a la industria que lo explota y que seguramente lo incentiva. “No sé si hay gente que se acaba haciendo víctima de su propia imagen, porque a medida que genera toda esta expectativa de negocio, la tienes que seguir manteniendo.  Ella está en la cresta de la ola y sufrirá todas las presiones", explica el sociólogo Francesc Núñez.

Todos los datos y resultados obtenidos investigando su carrera musical desde que empezó, hacen ver que su fama es el resultado del talento sumado a muchísimo esfuerzo y a una fijación clara, llegar a muchísimo público, "a la masa". 

Está claro que su personalidad y carácter han cautivado a todos aquellos que no se sienten atraídos por su música. Indudablemente es un fenómeno extraordinario, lo que es incierto es su final. Algunos dicen que es inteligente y sabe lo que quiere, otros focalizan esta gran ambición como el principal problema de que la fama la absorba. Lo que está claro es que su estilo singular ha cambiado la era pop. Hablan por sí solos sus 11 millones de seguidores. ¿Cuál será el siguiente paso?

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/a-fons/rosalia-fenomeno-masas-veinteanera-espanola/20200611205929001391.html


© 2020 Doblecheck UIC Barcelona

Mitjà dels estudiants de Comunicació de la UIC Barcelona