48 horas en PRAGA

Esta ciudad tiene 1,2 millones de habitantes y entre los lugares más pintorescos destacamos la casa danzante, la plaza de la ciudad vieja, el castillo de Praga y la catedral de Praga, monumentos separados por el río Moldava, que divide la ciudad en dos partes. Durante el artículo te introduciremos tips de qué visitar para que puedas conocer más a fondo Praga antes de emprender tu viaje. 

48 horas en PRAGA

 

Si estás preparando tus vacaciones en Praga, este itinerario de los musts do en dos días es lo que necesitas.

Esta ciudad tiene 1,2 millones de habitantes y entre los lugares más pintorescos destacamos la casa danzante, la plaza de la ciudad vieja, el castillo de Praga y la catedral de Praga, monumentos separados por el río Moldava, que divide la ciudad en dos partes. Durante el artículo te introduciremos tips de qué visitar para que puedas conocer más a fondo Praga antes de emprender tu viaje. 

La capital de la República Checa es una de las ciudades del este de Europa y hasta el siglo XIX una de las ciudades principales del continente en que las devastadoras guerras mundiales y su anexión a la Unión Soviética provocaron una gran crisis en la ciudad y en todo el país. El nombre de la ciudad viene dado por una vieja leyenda. En ella se cuenta que la Princesa Libuse tuvo una visión que le reveló el gran éxito que obtendría esta hermosa ciudad y decidió ponerle como su propio castillo. Praga deriva de la palabra checa “Prhay” que significa rápidos, refiriéndose a los rápidos que se forman el río Moldova. 

Al llegar al aeropuerto de Praga lo más económico si vas en grupo es coger un taxi hasta la zona de la Casa Danzante. Este edificio deconstructivista de Nationale-Nederlanden fue polémico en su momento porque la casa destaca entre los edificios barrocos, góticos y Art Nouveau del céntrico distrito de Praga 2. Hecho que, según su población, no concordaba con los estilos arquitectónicos de esa época. Es muy agradable quedarse por la zona y degustar la primera comida en restaurantes como Checa en Ginger & Fred o U Matějíčků a orillas del río Moldova.

Seguidamente, después de comer y haber visto la zona, dirigirse hacia el alojamiento es una opción interesante. La mejor zona para alojarse en un hotel, teniendo en cuenta que pasamos una noche, es alrededor de la Plaza de la Ciudad Vieja. Allí hay algunos nombres de hoteles como el Grand Hotel de Praga o Jilska en la misma plaza. En ambos hoteles sirven cenas de comida tradicional a muy buen precio. Después de cenar, si eres de los que te gusta la fiesta, por el centro encontrarás Chapeau Rouge o M1 Lounge Bar and Club abiertos hasta las 3.00h.

Es el segundo día que pasas en esta ciudad situada en el corazón de Europa.  Un buen desayuno en Mistral Café es lo que necesitas: huevos duros con queso, gulasch con cebollas y ensalada mixta con manzana. Una vez recargadas las pilas, un paseo en bicicleta por el puente Manesuv, pasando por Fürstenberg Garden, el palacio de Lobkowicz y llegando al Castillo de Praga te harán tener la comida bien merecida. Pese a los sucesivos incendios e invasiones, el Castillo de Praga es uno de los más notables, suntuosos y emblemáticos vestigios del gran pasado histórico, cultural y social de la ciudad.

Fue la residencia de los reyes de Bohemia, emperadores del Sacro Imperio Romano Germánico y presidentes de Checoslovaquia y se puede visitar de 10h a 19h entre semana y hasta las 16h los fines de semana. El restaurante U Mylenare es una opción tradicional y asequible para la última comida, muy recomendable optar por el pollo rebozado tipo oreja de elefante. 


Como última parada antes de volver al aeropuerto visitar la Catedral de San Vito es un must. Forma parte del conjunto artístico monumental del Castillo de Praga y es la mayor muestra del arte gótico de la ciudad. Desde 1989 está dedicada a San Vito, San Venceslao y San Adalberto. Ha sido el escenario de la coronación de todos los reyes de Bohemia y en ella se encuentran también enterrados todos los santos obispos y arzobispos y un buen número de reyes. La Catedral, aunque católica, es de propiedad estatal desde el inicio de su construcción en el siglo XIV. Los martes, jueves y sábados hay representación de canto coral. Una combinación de voces que no os dejará indiferente.

48 horas en PRAGA