ESPECIAL 25N

La violencia machista: Una realidad que persiste

25N
25N
La violencia machista: Una realidad que persiste

El 25 de noviembre es el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, una fecha que conciencia sobre una de las grandes lacras de la humanidad y exige su erradicación

 

“La violencia sexual contra las mujeres y las niñas tiene sus raíces en siglos de dominación masculina. No olvidemos que las desigualdades de género que alimentan la cultura de la violación son esencialmente una cuestión de desequilibrio de poder”, António Guterres, Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU)

Un 25 de noviembre, el de 1960, un dictador, el dominicano Rafael Trujillo, ordenó el asesinato de tres activistas políticas, las hermanas Mirabal, por oponerse a su régimen. Otro 25 de noviembre, el de 1981, un pueblo, el latinoamericano, quiso recordarlas para siempre y estableció el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. 18 años después, en 1999, la Asamblea General de la ONU oficializó la fecha y reafirmó su compromiso para conseguir la erradicación de esta lacra.

La violencia de género, advierte la organización intergubernamental, es una de las violaciones de los derechos humanos más extendida, persistente y devastadora del mundo actual. La ONU añade que, sobre esta violencia y sus distintas manifestaciones, apenas se informa debido a la impunidad de la que disfrutan los que la llevan a cabo y el silencio, la estigmatización y la vergüenza que sufren las víctimas.

España no está exenta de esta violencia. Según datos del Ministerio de Igualdad, una de cada dos mujeres ha sufrido algún tipo de violencia machista a lo largo de su vida, un 57,3%, lo que supone 11.688.411 mujeres de 16 o más años. Asimismo, añade que una de cada cinco, un 19,8%, la han sufrido en los últimos 12 meses, lo que se traduce en 4.048.273 mujeres de 16 o más años. Además, el año pasado se saldó con 55 mujeres asesinadas a manos de sus parejas o exparejas, el número más alto desde 2015. La cifra de asesinatos por violencia de género lleva aumentando desde 2016, cuando se contabilizaron 49 asesinadas (en lo que va de 2020 ya son 41 las mujeres a las que se ha arrebatado la vida).

La Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres es una organización española que nació en 1977 fruto de la experiencia de psicólogas, trabajadoras sociales, médicas, sociólogas y abogadas que, estando en contacto con mujeres maltratadas, constataron que esta problemática tenía grandes dimensiones y una invisibilidad y tolerancia social que hacían muy difícil su solución. Desde el inicio, la comisión se constituyó como una entidad feminista y su objetivo siempre ha sido el de erradicar cualquier tipo de violencia contra la mujer.

La periodista y formadora de la comisión, Laura Campillo, destaca que el hecho de que se preste una atención concreta al 25 de noviembre permite que sus reivindicaciones abran las noticias del día y la opinión pública conozca “todo el camino que queda por recorrer para alcanzar la igualdad real entre mujeres y hombres”. Campillo añade que en esta fecha se realiza un reconocimiento necesario a las mujeres víctimas de violencia machista, así como a sus hijos e hijas menores, por lo que el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer contribuye a la “sensibilización de la población en materia de violencia de género”.

25N

La formadora señala que, pese a que se han producido avances en materia de género en España, todavía queda un largo camino por recorrer. Campillo recalca que el Pacto de Estado Contra la Violencia de Género, que se ratificó en diciembre de 2017, fue un gran paso. Este pacto supuso el reconocimiento por parte de los principales partidos políticos de un problema común e implicó que se distribuyeran recursos para tratar de erradicar las violencias contra las mujeres.

El pacto contiene 292 medidas estructuradas en 10 ejes de acción. Algunos de estos ejes son «la ruptura del silencio mediante el fomento de las acciones de sensibilización de la sociedad y de la prevención de la violencia de género», con lo que se concienciaría a la población del daño que producen las desigualdades y las acciones violentas hacia las mujeres, «la mejora de la respuesta institucional a través de la coordinación y el trabajo en red, entre las autoridades y organismos responsables» o «el perfeccionamiento de la asistencia, ayuda y protección que se ofrece a las mujeres víctimas de la violencia de género y a sus hijos e hijas».

Sin embargo, Campillo advierte que “la existencia de partidos y asociaciones que niegan la realidad de las violencias específicas sobre las mujeres y pretenden eliminar recursos destinados a las víctimas ponen en peligro los avances logrados en nuestro país”. En este sentido, cabe destacar las declaraciones de Vox respecto a su voluntad de derogar la ley de violencia de género y cualquier otra que interprete que descrimina a un sexo de otro, así como la supresión de “organismos feministas radicales subvencionados”.

La formadora también insiste en que la erradicación de la violencia de género pasa por la sensibilización de la población, empezando por las generaciones más jóvenes, para evitar que perpetúen comportamientos tóxicos en sus relaciones de pareja basados en ideas machistas y sexistas. Por eso, desde la comisión, se imparten talleres en institutos de secundaria para transmitir valores feministas como la empatía, la comunicación en la pareja, el buen trato y la no violencia.

Desde 2004, la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género entrega premios y reconocimientos a personas o entidades que, con su trabajo y dedicación, hayan puesto su granito de arena para acabar con la violencia contra la mujer. En 2019 se galardonó a la actriz Concha Velasco en la categoría de premio especial a toda una carrera profesional comprometida con la igualdad y contra la violencia de género. Así mismo, entre muchos otros, se premió a Médicos del Mundo, por su labor contra la Mutilación Genital Femenina; a Casa Malva de Gijón, por su apoyo a las víctimas de género y sus hijos e hijas; y, en la categoría de superación, a la activista femenista Amelia Tiganus, que fue explotada sexualmente durante cinco años en España.

Han pasado ya 60 años desde el asesianto de las hermanas Mirabal y la violencia de género es una realidad que persiste. Por ello, el 25 de noviembre sigue siendo una fecha reivindicativa y relevante en los esfuerzos encaminados a erradicar, de una vez por todas, las violencias machistas.

La violencia machista: Una realidad que persiste