España despide el estado de alarma

barcelona-959073_1920
España despide el estado de alarma

Las restricciones para controlar la situación epidemiológica quedan en manos de las autonomías

 

El estado de alarma llegó a su fin el pasado 9 de mayo con un 28% de la población vacunada. Sin embargo, esto no supone la desaparición de la covid-19, sino una relajación de las medidas de seguridad debido a que la situación epidemiológica ha mejorado. Con el estado de alarma decaído, el gobierno central deja en manos de las comunidades autónomas la competencia para la toma de restricciones contra la propagación del virus.

Tras el primer estado de alarma, los tribunales superiores tumbaron algunas de las restricciones que los gobiernos autonómicos proponían. Se trataba de aquellas que afectaban a derechos fundamentales, como el de movilidad. Con el objetivo de no revivir el caos jurídico de entonces, el Consejo de Ministros aprobó el pasado 4 de mayo un real decreto ley para que las comunidades autónomas puedan asistir al Tribunal Supremo en caso de que los tribunales superiores tumben las medidas que intenten aplicar.

El decaimiento del segundo estado de alarma supone la relajación de las medidas. Sin embargo, una de las más restrictivas, el toque de queda, aún se mantiene en Baleares, Navarra y la Comunitat Valenciana. También se ha levantado el cierre perimetral entre comunidades, aunque para viajar a Baleares y Canarias es necesario presentar una PCR negativa. En cuanto a Cataluña, la Generalitat ha derogado el toque de queda y ha aprobado que el sector hostelero recupere el horario de apertura hasta las 23.00.

La madrugada del sábado al domingo, tras decaer el toque de queda, las calles de ciudades como Barcelona y Madrid se llenaron de gente, en su mayoría jóvenes, que salió a celebrar la relajación de las medidas de seguridad. Se produjeron encuentros de grandes grupos de personas que hacían botellones en el espacio público y que no respetaban la distancia de seguridad y, en muchos casos, tampoco el uso de la mascarilla.

“Las imágenes pueden ser preocupantes por ser actos de absoluta irresponsabilidad”, declara el teniente de Seguridad del Ayuntamiento de Barcelona, Albert Batlle, en RAC1. En la ciudad condal, la movilidad se vio afectada y se produjo un incremento de personas y vehículos en las calles. Algunas de las medidas establecidas para controlar esta situación han sido la implantación de dispositivos policiales, el control de la seguridad del tráfico y el mantenimiento de las reuniones de un máximo de seis personas.

España despide el estado de alarma