La sombra de miles de mujeres

25N
La sombra de miles de mujeres

El pasado miércoles 25 de noviembre se celebró, una vez más, el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Sin embargo, un suceso inesperado eclipsó esta fecha: el fallecimiento del exfutbolista argentino Diego Armando Maradona a causa de un fallo cardiorrespiratorio a la edad de 60 años. Esta tragedia hizo sombra a miles de mujeres que han sido expuestas, maltratadas o asesinadas y que necesitan ser escuchadas o que alguien les dé voz, sobre todo a las que ya no están entre nosotras.

Este pasado 25N debió ser un día de recordatorio. No debemos olvidar que en lo que llevamos de año han muerto 41 mujeres y 23 niños y niñas han quedado huérfanos en España, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). La pandemia y el confinamiento han agravado aún más la situación y en este periodo de tiempo las llamadas al 016, el teléfono gratuito de atención a las víctimas de violencia de género, se han incrementado exponencialmente en todo el territorio. Los juzgados españoles han recibido cerca de 40.500 denuncias por violencia de género y esta triste realidad no hace más que crecer día tras día en vez de desaparecer, a pesar de los numerosos intentos de erradicarla desde grandes asociaciones y organizaciones hasta personas más vulnerables de forma individual.

El miércoles por la mañana amaneció con fuerza y de color violeta. Las redes sociales no hacían más que reivindicar que el amor no sangra, no duele y tampoco mata con hashtags como #niunamenos, #25N y #grlpwr, entre otros. A las 17.34, el color violeta se fue oscureciendo poco a poco hasta convertirse en negro por completo. En ese momento se conoció la noticia de la muerte de Maradona y las redes sociales se inundaron de lágrimas por la desgracia y de mensajes de agradecimiento hacia la exestrella del fútbol.

A las 17.34, el color violeta se fue oscureciendo poco a poco hasta convertirse en negro por completo

La paradoja es que sobre Maradona han pesado denuncias por violencia de género y de pedofilia. Por lo que me cuesta entender cómo fue posible que la gente, así como los medios de comunicación, diera más importancia a la muerte del Pelusa que al 25N, ya que era un día donde las mujeres teníamos que ser las protagonistas. La actitud de ciertas personas, que en un primer momento apoyaron la causa feminista y luego lloraron la muerte de un supuesto maltratador, carece de coherencia.

Aunque no todo el mundo ignoró las acusaciones hechas contra Maradona y algunas voces se mostraron críticas. La cantante italiana Laura Pausini apoyó la causa del 25N y publicó un post en Instagram donde se mostraba en desacuerdo y sorprendida con que la pérdida de un futbolista, dejando a parte todo lo que había significado para el mundo del fútbol, tapara una causa tan importante, sin obviar su presunta vinculación con varios episodios oscuros de violencia contra las mujeres.

El destino o, quizás, la casualidad quiso que la vida de Maradona llegara a su fin un día en el que se reivindicaba la libertad de la mujer, un día que, en realidad, no debería tener fecha en el calendario porque todos los días debemos luchar para ser y sentirnos más y más libres, con los mismos derechos que los hombres, para así no estar nunca más a su sombra.

La sombra de miles de mujeres