‘The Crown’, ‘Emily in Paris’ y ‘Normal People’, entre las favoritas a los Globos de Oro

‘The Crown’, ‘Emily in Paris’ y ‘Normal People’, entre las favoritas a los Globos de Oro

La 78a edición de los premios Globos de Oro llega repleta de grandes series, la mayoría producciones originales de Netflix, HBO y HULU

 

En 2020, mientras la industria cinematográfica sufría los reveses de la pandemia de covid-19, la audiencia de las series aumentó. Durante el confinamiento, muchas personas recurrieron a ellas para evadirse de la situación tan excepcional que estaban viviendo. La 78a edición de los premios Globos de Oro, que se celebra esta noche, premiará a las mejores series del año pasado.

El éxito de las series de plataformas digitales como Netflix, HBO, Hulu o Dinsey+, que gracias a que la gente se encerró en casa consiguieron audiencias récord, marca esta edición. Este año también cabe destacar el gran nivel de las miniseries, proyectos cada vez más abundantes en la industria.

Entre las favoritas a hacerse con el premio a mejor serie TV dramática, se encuentra The Crown, que desde su estreno, en 2016, siempre ha estado en las quinielas. Es un drama original de Netflix que sigue las vidas de los miembros de la familia real británica.

Esta cuarta temporada se sitúa entre los años 1979 y 1990 e introduce a los personajes de la princesa Diana y de la primera ministra Margaret Thatcher. La temporada empieza con la llegada de la primera ministra al frente del gobierno británico y muestra el recelo que muchos ciudadanos tuvieron ante su figura. Thatcher se muestra como una mujer fuerte y trabajadora que no encaja muy bien con la reina y su familia.

Esta temporada también introduce a la joven Diana, un personaje muy esperado por los fans de la serie. La serie muestra el inicio de su relación con el Príncipe de Gales y sucesor al trono, Carlos, que, aun enamorado de otra mujer, decide casarse con Diana. Durante la temporada, el espectador asiste a su conflictivo e infeliz matrimonio. Los guionistas no olvidan contar la adoración que tuvo el mundo entero hacia la nueva princesa y el acoso que sufrió por parte de los medios de comunicación. También se sigue de cerca la batalla de Diana contra su enfermedad, la bulimia, algo sorprendente, puesto que rara vez se habla de esta parte de la vida de la princesa. Como en toda la serie, pese a introducir estos dos personajes, el foco también sigue estando en Isabel II, en la Princesa Margarita, en el Duque de Edimburgo y en el resto de la familia real.

Creada por Peter Morgan, The Crown se ha convertido en una de las series más vistas de la historia desde su estreno. Según datos de la distribuidora, el drama sobre la monarquía británica ya se ha visto en un total de 73 millones de hogares en todo el mundo. El punto fuerte de la serie, y la causa de su éxito, es la mezcla entre realidad y ficción. The Crown pretende dar una visión general sobre los hechos históricos más importantes ocurridos en Inglaterra desde el inicio del reinado de Isabel II. Pero lo que más engancha al espectador es la parte de ficción que se añade a estos hechos reales, así como relaciones amorosas, escándalos públicos vistos desde dentro, infidelidades... Estas tramas están basadas en rumores no confirmados, pero añaden un valor dramático que hace que el espectador no se desenganche del televisor.

Además, The Crown es la serie más cara de la historia. Esto es, en gran parte, debido al gran equipo técnico y a la inmensa cantidad de escenarios que aparecen durante la serie. Pero también cabe destacar el magnífico vestuario que llevan los personajes, que esta temporada ha ido a cargo de la diseñadora Amy Roberts. Durante toda la temporada se ven recreaciones de las indumentarias más distintivas de la historia de los personajes, como el espectacular vestido de boda de la Princesa Diana o el icónico vestido azul que lleva durante su gira en Australia.

Es la serie con más nominaciones a los Globos de Oro este año, con un total de seis. Las actuaciones del elenco de la serie no han dejado indiferente a la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood, que ha nominado como mejor actriz en una serie de televisión dramática a Olivia Coleman por su papel de Isabel II y a Emma Corrin, que se estrena en los premios con su papel de Lady Di. A diferencia de Emma Corrin, Olivia Coleman ya ganó este mismo premio por el papel de la reina en 2020. También ha sido nominado a mejor actor en una serie de televisión dramática Josh O'Connor, que interpreta al Príncipe Carlos. Por último, en la categoría de mejor actriz de reparto en una serie de televisión, miniserie o telefilm, se encuentran Elena Bonham Carter, por su papel de la Princesa Margarita, y Gillian Anderson, por su interpretación de Margaret Thatcher.

Como en cada temporada de la serie, The Crown es una de las favoritas para ganar en los Globos de Oro, y muchas de las apuestas sobre la serie ganadora en la categoría dramática van a su favor. Para este galardón, compite con Lovecraft Country (HBO), The Mandalorian (Disney+), Ozark (Netflix) y Ratched (Netflix).

En la categoría de comedia, la serie Emily in Paris de Netflix sorprende con sus dos nominaciones: a mejor serie de comedia o musical y a mejor actriz en una serie de televisión de comedia.

Emily in Paris es la última creación de Darren Star, el director de la famosa serie Sexo en Nueva York. La serie sigue a Emily Cooper, una joven publicista de Chicago a la que le ofrecen un trabajo en París de manera inesperada. Esta acepta la oferta y se lanza a la aventura en la ciudad del amor. Una vez llega, su trabajo consiste en aportar una visión estadounidense a una empresa de marketing francesa.

La barrera del idioma y las diferencias culturales entre Francia y Estados Unidos hacen que los primeros días de Emily en la capital francesa no sean fáciles. En su nuevo trabajo, Emily tiene problemas con Sylvie, su jefa, y con los demás compañeros, que, a pesar de los esfuerzos de la americana, no acaba de congeniar con ellos. También conoce a su vecino, Gabriel, con el cual tiene una gran conexión. La cosa se complica cuando Emily entabla una amistad con Camille, la novia de Gabriel. En sus días por París, Emily también cuenta con la amistad de Mindy, una joven extranjera que se convierte en su mayor apoyo en la ciudad.

Lily Collins interpreta el papel de Emily, actriz conocida por películas como Blancanieves, Mirror Mirror (2012) o Los imprevistos del amor (2014). La serie también cuenta con las actuaciones de Philippine Leroy-Beaulieu, Lucas Bravo, que es Gabriel, y Camille Razat, entre otros.

Esta comedia romántica de Netflix obtuvo un gran número de audiencia y se posicionó en el ranking de lo más visto en la plataforma durante semanas. Su gran acogida ha permitido la renovación para una segunda temporada de la serie. El éxito de esta quizá se debe a que sus capítulos son cortos y dejan al espectador con ganas de ver el siguiente. Tiene un estilo dinámico, divertido y consigue que el espectador quiera saber qué le depara a Emily en el siguiente capítulo.

Pero también hay otros factores que han convertido a Emily in Paris en una de las series más vistas del año de Netflix. Uno de ellos, y quizá el principal, es la magnífica ciudad de París. Ver a Emily caminar por las preciosas localizaciones de la capital francesa ha hecho que más de un espectador anhelara ser Emily y quisiera estar ahí también. Todos los escenarios de la serie, desde las boulangeries donde Emily compra sus desayunos hasta el precioso Jardin du Palais-Royal donde conoce a Mindy, muestran París como la mágica ciudad que es.

Siguiendo la línea de su exitosa Sexo en Nueva York, en la cual destacaban mucho los vestuarios de las protagonistas, Darren Star ha hecho lo mismo con Emily in Paris. Este ha sido un factor que también ha ayudado al éxito de esta comedia, ya que capítulo tras capítulo, los personajes se muestran con looks de lo más únicos. Sobre todo los looks de Emily, que han causado una gran sensación en redes, donde muchas espectadoras ya los recrean.

Por último, el casting es otro factor que explica el éxito de Emily in Paris, sobre todo la elección de dar el papel protagonista a la actriz Lily Collins. El gran carisma de la actriz inglesa retrata muy bien a Emily y la convierte en un personaje muy divertido con el que uno se puede identificar muy fácilmente.

Un aspecto que baja el nivel de la serie es que cae constantemente en muchos tópicos. Aunque es verdad que se trata de una comedia, muchas veces esta cae en todo tipo de clichés que han suscitado malas críticas, sobre todo entre la opinión francesa. Desde Francia, se ha criticado duramente que Emily in Paris muestre a unos franceses maleducados, poco trabajadores, retrógrados e incapaces de ser leales a sus parejas. Mucha de la crítica cree que habría sido preferible mostrar una imagen más precisa del país y de sus ciudadanos alejándose de los tópicos y de la caricaturización.

Pese a su gran polémica desde su estreno, la rom-com de Netflix se ha colado en las nominaciones de los Globos de Oro de este año. Esta compite en la categoría de mejor serie de televisión de comedia o musical con The Flight Attendant (HBO), The Great (Hulu), Schitt's Creek (Pop TV) y Ted Lasso (Apple TV). Además, Lily Collins está nominada en la categoría de mejor actriz en una serie de comedia o musical por su papel de Emily.

Una de las joyas de este año, y de las que se ha hablado quizás menos, es la miniserie irlandesa Normal People. Este drama de la plataforma Hulu, basado en la novela best seller de Sally Rooney, ha sido nominado en las categorías a mejor miniserie o telefilm y a mejor actriz en una miniserie o telefilm. Se trata de una historia de amor poco convencional entre dos personajes: Connell y Marianne. Durante los doce episodios, la serie muestra la entrada a la vida adulta de estos jóvenes y también cómo evoluciona su relación durante los años.

La historia se remonta a una Irlanda sumergida en la crisis financiera de 2008, cuando Connell y Marianne están en el instituto. Connell es un chico popular, deportista, pertenece a la clase media baja y tiene una muy buena relación con su madre. Marianne, por el contrario, es una chica de clase alta, sin amigos y con una difícil relación con su madre y su hermano. No son amigos entre ellos y las únicas veces que interactúan son cuando Connell va a recoger a su madre a casa de Marianne, donde trabaja limpiando. Todo esto cambia cuando en una de esas ocasiones estos deciden llevar una relación amorosa en secreto.

Esta podría parecer una trama muy similar a la de miles de historias coming-of-age retratadas en el cine, pero va mucho más allá y se aleja de todo lo normativo o convencional. Normal People cuenta una historia realista sobre un amor conflictivo entre dos personas, lleno de diferentes capas y matices.

La relación en secreto no funciona y acaba terminando. No es hasta en la universidad que Connell y Marianne se reencuentran y retoman su relación, que desde su inicio viene marcada por problemas externos y una gran dificultad a la hora de comunicarse el uno con el otro.

Por un lado, con el personaje de Connell se ve a un chico muy inteligente, pero con problemas para expresar lo que siente. Este, además, no puede escapar de su situación económica: mientras que Marianne vive en una casa preciosa de su familia en Dublín, Connell debe trabajar para pagarse una habitación en un piso de estudiantes. El aspecto económico es algo que preocupa mucho a Connell y este es el motivo de muchos conflictos con Marianne. Es un chico con ansiedad y otros problemas mentales, cosa que hace de él un personaje poco convencional, ya que rara vez se presenta en una serie a un hombre como Connell con este tipo de problemas.

Por otro lado, con el personaje de Marianne se aprecia a una chica con problemas de autoestima generados, principalmente, por la falta de amor por parte de su familia. En diversas ocasiones, vemos a una Marianne que se culpa a sí misma por la manera en que la trata la gente. Esta carencia de amor propio lanza a Marianne a diversas relaciones con hombres que le hacen sentir mal, que le dañan tanto psicológica como físicamente, ya que eso es lo que ella cree que se merece.

Entre Connell y Marianne nace un amor muy fuerte, ya no tanto un amor romántico, sino uno basado en el respeto y la admiración mutua. Los personajes se adoran de inicio a final, se entienden el uno al otro a la perfección, aunque en ocasiones no sepan expresar lo que sienten. Juntos pueden ser ellos mismos, cosa que no les ocurre con nadie más, es por eso que por mucho que se alejen durante algún tiempo, cuando se reencuentran siguen teniendo esa fuerte conexión. Normal People muestra dos personas reales con conflictos reales, tanto que muchos pueden sentirse identificados con ellos. También refleja a la perfección la fuerza de enamorarse por primera vez, la magia del primer amor, ese que siempre está presente y siempre vuelve.

Uno de los aspectos más comentados de la serie ha sido las escenas de sexo entre Connell y Marianne, llenas de comunicación, intimidad, consentimiento y reciprocidad. A menudo se ven películas y series donde el sexo es tabú, o un terreno dominado mayoritariamente por el hombre. Rara vez las relaciones sexuales son representadas de una manera tan natural, tan sana y tan igualitaria como en Normal People. Esto es importante porque da un buen ejemplo a los jóvenes sobre cómo deberían ser.

Esta magnífica historia se complementa con unas impecables actuaciones de Paul Mescal y Daisy Edgar-Jones, que interpretan a Connell y a Marianne. Dos jóvenes con muy poca experiencia como actores que transmiten una infinidad de emociones capítulo tras capítulo y que consiguen una química que traspasa la pantalla. Aunque en estos premios solo hayan nominado a Daisy Edgar-Jones y no a Paul Mescal, su interpretación sí que ha sido nominada en los Emmy Awards y en los Critics' Choice Television Awards.

La dirección de la serie, a cargo de Lenny Abrahamson y Hettie MacDonald, es excelente, como demuestra el reconocimiento de la crítica. Es sencilla, naturista y da paso a toda emoción que pueda manifestarse. La división entre capítulos es muy acertada, ya que retrata muy bien el progreso en la relación de los personajes a través de los años. El guion va a cargo de Alice Birch y Salley Rooney, la autora del libro, cosa que hace la serie muy fiel a la novela. También cabe destacar los geniales diálogos entre los protagonistas, que muestran de manera evidente la gran conexión que tienen y al mismo tiempo los problemas de comunicación que dificultan su relación. Normal People tiene, además, una excelente fotografía, que captura los colores y las luces a la perfección para mostrar una imagen sencilla y elegante que va acorde con la serie.

Normal People tiene una gran competencia en su categoría, ya que este año ha venido cargado con miniseries excelentes. Se enfrenta a Unorthodox (Netflix), The Undoing (HBO), Small Axe (Amazon Studios) y a la famosa The Queen's Gambit (Netflix).

‘The Crown’, ‘Emily in Paris’ y ‘Normal People’, entre las favoritas a los Globos de Oro