Barcelona, epicentro de la música urbana en España

La ciudad condal ofrece oportunidades para triunfar en el género callejero

Barcelona, epicentro de la música urbana en España

Barcelona, epicentro de la música urbana en España

La ciudad condal ofrece oportunidades para triunfar en el género callejero

“Considero que la música urbana ahora mismo en Barcelona está en un momento álgido, que hace seis u ocho años ni yo pensaba que podríamos llegar. El hecho de que hayan nacido muchos artistas de aquí, y la explosión de las plataformas digitales han ayudado a este éxito. Los grandes artistas urbanos no habrían progresado sin un sello discográfico. Barcelona ahora influye en los jóvenes”, dice Dani C, cantante de rap catalán. Barcelona ha pasado a ser un referente para los jóvenes que quieren estallar dentro del género. Un nuevo movimiento urbano ha crecido en la ciudad condal. Esto se debe principalmente al “boom” del género, a los artistas españoles emergentes, y a las salas y discotecas que han brindado una oportunidad a estos jóvenes para explotar su talento.

Quien diga que la música urbana es algo de “ahora” y que está de “moda”, se equivoca, quien diga que es sólo reggaetón también se equivoca, pues la música urbana abarca muchos más estilos.

Los inicios de la música urbana se remontan en los años 70 en Estados Unidos, concretamente en los suburbios neoyorquinos. Este tipo de música se categorizaba bajo el nombre de “urban music” y lo que la diferenciaba del resto de géneros era que utilizaba una producción mucho más digital, con el fin de llegar a un público más amplio, que incluyera tanto a la raza negra como a la blanca. Algunos artistas asociados a esta rama musical son: Boyz II Men, Mary J. Blige, Jamelia, T-pain, Rihanna, Craig David o Fergie.

La música urbana ha sido claramente impulsada por cantantes americanos, pero desde hace dos años está emergiendo en España rápidamente. Actualmente, el género urbano en español está dominando el mercado musical. En los últimos años la música en inglés ha ido perdiendo posiciones, mientras que las letras en español no han parado de subir en el ranking.

Los datos de Spotify confirman el triunfo de este género, que tanto ha cambiado el panorama musical de los españoles y de medio mundo. Con el lanzamiento en 2017 de las canciones “Súbeme la radio” de Enrique Iglesias (madrileño) o “Mala mujer” de C Tangana (madrileño), las reproducciones en canciones pertenecientes al urbano han crecido un 42%.

 

 

 

 

 

 

Además, muchos de estos nuevos estilos se retroalimentan de corrientes musicales del pasado, tanto locales como internacionales, un claro ejemplo son Rosalía y Bad Gyal. En el caso de Rosalía, la barcelonesa ha logrado lo que nunca nadie ha hecho; fusionar el flamenco con ritmos reggaetoneros y beats propios del trap. En el caso de Bad Gyal, la catalana ha conseguido rescatar el dancehall, -un estilo propio de Jamaica que se caracteriza por su base rítmica y bailable-, que la ha llevado a lo más alto de las listas este último año.

Según Rels B, cantante urbano, el éxito de este tipo de música se debe a que “es una música hecha con sus propios filtros y códigos, y que ha abierto al mercado musical una puerta enorme”.

A través de la plataforma de Spotify, los españoles han escuchado en dos años un total de 63.150 millones de minutos de música urbana, lo que equivaldría a 120.000 años escuchando música sin parar. No obstante, según la app musical, el 28,8% de los españoles prefieren la música creada en España. Maikel DelaCalle, uno de los artistas más reconocidos dentro del género cree que “es la música con la cual hemos cambiado el panorama”.

Además, para Spotify las playlists “Baila Reggaetón”, “Trapeo” y “Radar Urbano” se encuentran entre las más seguidas y escuchadas en España. Estas listas han permitido que muchos artistas urbanos se hayan podido dar a conocer a nivel nacional e incluso internacional. Según Lola Índigo, “Spotify está apoyando mucho a la música española y a los artistas emergentes, y nos están exportando a otros países”. Gran parte de los artistas urbanos no tienden a ser escuchados en la radio. La mayoría de estos artistas provienen de un “background callejero”, es decir, de hacer música en la calle.

Barcelona es sin duda una de las ciudades que más apuesta por la música underground. La Sala Razzmatazz confía plenamente en este género y por ello le dedica un espacio cada viernes con su fiesta “Fuego”. Este evento llena la discoteca con cantantes locales como el trapero catalán David García. Otros locales famosos como Sala Apolo, Otto Zutz o La Trap Haus dedican salas expresamente para los amantes del género urbano.Flyer discoteca Razzmatazz

Bakira, productor musical, explica que hace diez años parecía imposible ser conocido a nivel mundial si eras de Barcelona y tu éxito se concentraba solo a nivel local. En el pasado se pensaba que Estados Unidos era la única vía, pero las reinas urbanas han roto los esquemas. Tanto Bad Gyal como Rosalía son de Barcelona, sus primeros pasos hasta llegar al estrellato los dieron en Barcelona, en la plaza de MACBA, en locales del Raval, tablaos en el caso de la de “Con Altura” y discotecas como Razzmatazz o Macarena Club en el caso de la de “Alocao”. La Mafia del Amor, La Zowi, Yung Beef y Kaidy Cain también han explotado gran parte de su talento desde Barcelona.

El método que han utilizado estos artistas para darse a conocer ha sido a través de las plataformas de YouTube y Spotify, sin haber firmado ningún tipo de contrato con alguna discográfica. De este modo es como inició Bad Gyal su carrera musical. La joven catalana quiso adentrarse en la industria a finales de su adolescencia. Ella misma dice que al principio su modo de trabajar era muy amateur. Sin ayuda de nadie, a pelo y sin apenas medios, grababa sus propias canciones y videoclips. Bad Gyal fue posicionándose en el mercado urbano a medida que lanzaba sus primeros mixtapes en Spotify, pero sin intención de firmar con ningún sello. A día de hoy su visión en relación a este aspecto ha cambiado totalmente.

El rechazo a firmar por parte de los jóvenes artistas urbanos, se debe principalmente a que ven las discográficas como una amenaza. Sin embargo, Rosalía esto último no lo comparte. En una entrevista para playz junto a Yung Beef la cantante dijo: “Puedes mantenerte puro estés firmado o no”.

Cardden,rapera catalana grabando en un estudio independiente en Barcelona.Cardden, rapera catalana grabando en un estudio independiente en Barcelona.

Está Spotify sí, pero la misma Bad Gyal (catalana) lo dice, “sin sello no suenas en la radio”. Firmar a la larga permite al artista una proyección mucho mayor con más oportunidades de éxito.

Lo que está claro es que la música urbana ha revolucionado el panorama en España. Barcelona en específico cuenta en la actualidad con un escenario urbano muy variado, ni Rosalía ni Bad Gyal se parecen, ni Yung Beef y C Tangana. Cada artista tiene su propia esencia y se dirige a su público de un modo distinto. La música urbana no tiene códigos, no tiene reglas, todo lo explícito es bienvenido. Uno puede escuchar frases como: “Mi bicho en su totito pierde cobertura” (Alocao - Bad Gyal y Omar Montes) o “Fumamos marihuana y vendemos cocaína” (Lil Romeo - Yung Beef).

Cardden, cantante de rap apunta que: “Antes el género urbano estaba muy manchado” y era muy barriobajero, se asociaba con el mundo de las drogas, a la sociedad marginal. No se llegaba a tener en cuenta el contenido de las letras o el mensaje potente que se quería transmitir. Ahora la sociedad ha evolucionado, y se ve más allá de las palabras obscenas, se escucha con una mente más abierta y no se ve como algo negativo. Incluso las chicas forman parte de este movimiento y están reescribiendo el género, que hasta hace unos años estaba dominado por el machismo”.

Cardden cantando “corazón abierto”. 21 de diciembre, Sala Continental (Barcelona).Cardden cantando “corazón abierto”. 21 de diciembre, Sala Continental (Barcelona). 

 

La influencia americana fue nada más el input, con el género ya en Europa y artistas emergentes en Barcelona, ya no solo se canta trap en inglés o en español, Rosalía y Bad Gyal incluso se han animado a cantar en catalán, “Només vull veure bitllets de cent” (Millonaria – Rosalía).

El Sónar y el Primavera Sound son los festivales musicales más populares celebrados en la ciudad de Barcelona. Durante los últimos dos años, ambos festivales han apostado por un escenario urbano donde sus carteles han estado prácticamente formados por artistas urbanos. Algunos de ellos: Bad Gyal, Rosalía, Bad Bunny, J Balvin, C Tangana, Yung Beef o Nathy Peluso.

“Ahora además de cantar tienes que tener una buena imagen, tienes que tener rollo y en Barna hay mucha gente con rollo y cualidades suficientes para cantar y comerse el mundo, que no es solo de los estadounidenses.", dice el productor catalán, Bakira.

Barcelona, epicentro de la música urbana en España