“Vivo el periodismo deportivo con pasión, no lo considero trabajo sino mi vida”

Sara Giménez sobre el césped del Camp Nou. (Cedida por Sara Giménez)
Sara Giménez sobre el césped del Camp Nou. (Cedida por Sara Giménez)
“Vivo el periodismo deportivo con pasión, no lo considero trabajo sino mi vida”

Sara Giménez es periodista deportiva, desde pequeña siempre tuvo claro que quería estar vinculada al mundo del deporte. A día de hoy es una gran referente para muchas futuras periodistas, su dedicación y profesionalidad la han llevado a narrar el Mundial de Fútbol Femenino junto a su compañera Danae Boronat.

¿Siempre has tenido claro que querías ser periodista y en especial periodista deportiva? 

Sí, siempre. Desde pequeña estuve vinculada al mundo del deporte. Primero porque mi padre era entrenador de fútbol y me recorría todos los campos con él. Y segundo, porque yo practicaba gimnasia rítmica y posteriormente baloncesto. No concebía mi vida sin el deporte, así que no tuve que hacer ninguna elección porque lo tenía muy claro. 

¿Crees que el periodismo deportivo es vocacional? Personalmente, ¿Cómo lo vives?

Tengo claro que no hay una sola manera de vivir las cosas y no por ello unas están bien y otras no, simplemente cada uno es como es y lo vive de formas distintas, de hecho ahí está la gracia. Vivo el periodismo deportivo con mucha pasión no lo considero mi trabajo, sino mi vida. Cuando llego a casa o tengo libre no paro de ver partidos de fútbol, baloncesto, etc. e incluso cuando viajo aprovecho para visitar estadios. Además, creo que es un mundo al que siempre tienes que estar conectado así que asumo que mi vida es el deporte, más allá del trabajo.

Durante tu carrera profesional has sentido rechazo por parte de la gente o incluso de tus compañeros por el simple hecho de ser mujer y trabajar como periodista deportiva?

No, nunca. Yo no me siento una mujer periodista sino una periodista y por lo tanto no quiero que me traten diferente. Si alguien lo ha hecho no me he dado ni cuenta o si he tenido que esforzarme más no era por el hecho de ser mujer sino porque yo me exijo mucho y nunca acabo contenta con lo que hago porque pienso que lo podría haber hecho mejor. Cuando estoy en un círculo de compañeros hombres no siento que me traten diferente, al contrario, me siento una más sin fijarme en el género.

En este sentido, ¿Consideras que la desigualdad entre hombres y mujeres sigue presente en el mundo del periodismo deportivo?

Sigue existiendo desigualdad aunque la situación haya mejorado algo en los últimos años. En el momento en el que el trabajo de una mujer en el ámbito del periodismo deportivo toma relevancia por el hecho de que lo ha realizado una mujer, demuestra que la gente se sigue sorprendiendo o le sigue llamando la atención por lo tanto, hay desigualdad. Yo no la he vivido esa desigualdad pero sí conozco compañeras que no han tenido, por ejemplo, las mismas oportunidades que yo. 

¿Cómo ves el periodismo deportivo dentro de unos años? ¿Crees que habrá más presencia femenina?

Creo que esto es imparable y que cada vez habrá más y más presencia de mujeres en el mundo del periodismo deportivo. Muchas mujeres se están dando cuenta que no puedes decir la palabra "imposible", porque no hay nada que no podamos hacer y, por lo tanto, para que haya más y más mujeres tenemos que empezar por creernos que podemos llegar allá dónde queramos. 

¿Cómo te sientes después de haber narrado el Mundial de fútbol femenino? ¿Ha sido un reto para ti llegar hasta donde estás?

Para mí fue la mejor experiencia profesional de mi vida, un reto mayúsculo y algo que jamás habría pensado que acabaría haciendo. De hecho, sigo sin creer que lo hiciera pero la experiencia fue muy muy buena a pesar de los errores, fallos, etc. Fue un aprendizaje constante que tuve la suerte de compartir con gente que me ayudó muchísimo. 

Por otro lado, hace unos años soñaba con estar donde estoy ahora pero sólo era eso un sueño, no pensaba que algún día sería real así que ahora me parece un regalo poder dedicarme a lo que me gusta y poder vivir el fútbol en primera persona y a pie de campo. 

¿Qué aspecto del periodismo deportivo consideras que se tiene que mejorar?

Creo que entre compañeros y también con el espectador deberíamos ser más honestos y no buscar la guerra entre nosotros ni con los deportistas porque eso crea una barrera que hace muy difícil tener una relación fluida con ellos y eso ha hecho que ahora, por ejemplo, sea más difícil entrevistar según a qué futbolista. También hay que mejorar la relación con otros medios porque se vive constantemente pensando en la competencia. 

Después de largos años en el mundo del periodismo deportivo seguro que hay anécdotas y experiencias que no se olvidan. Nos podrías destacar alguna?

La temporada pasada trabajaba en la Cadena SER Barcelona pero hacía el pie de campo del Girona. Un viernes trabajaba hasta la 16h en Barcelona y tenía partido por la noche en Montilivi y justo ese día había huelga de trenes. El mío llegó 2 horas tarde y llegué al partido cuando ya se habían disputado 30 minutos, además de llegar corriendo y sin aire tuve que esperarme un rato hasta poder hablar y entrar en directo. Total, casi al descanso. 

Eres una referente para muchos estudiantes de periodismo que quieren especializarse en el deporte, ¿Qué piensas cuando escuchas esto?

Me da bastante vergüenza porque yo no me siento para nada un referente. Yo sigo aprendiendo cada día como si fuese el primero, por lo tanto, soy yo quién toma a otras personas como referentes. Aún así, me alegro si mi situación ha servido para que otras personas vean que podemos hacer cualquier cosa y llegar a dónde queramos por muy difícil que lo veamos o nos lo pongan. 

Para terminar, ¿Qué consejo darías a las futuras periodistas deportivas?

Creo que lo más difícil en la vida es saber lo que queremos, una vez lo tengamos claro ya llegaremos a ello de una manera u otra. Lo más importante es que tengan claro lo que quieren hacer, a qué se quieren dedicar y, sobre todo, qué les apasiona. Una vez hayan conseguido eso, hay que estar dispuesto a aprender siempre, a preguntar, proponer, ofrecerse. Es un mundo en el que hay mucha competencia y pocas oportunidades, por lo tanto, es importante que demostremos porque queremos conseguir nuestro objetivo, y eso pasa por no dejar de aprender y preguntar, siempre.             

“Vivo el periodismo deportivo con pasión, no lo considero trabajo sino mi vida”