El destape de las mujeres calvas

Las integrantes de la asociación 'A Pelo' inauguran la primera exposición de mujeres con alopecia (Mar Martínez/María Teresa Diestra)
Las integrantes de la asociación 'A Pelo' inauguran la primera exposición de mujeres con alopecia (Mar Martínez/María Teresa Diestra)

‘A pelo’ posa por primera vez delante de una cámara 

El destape de las mujeres calvas

Nueve mujeres deciden 'salir del armario' fotografiándose sin peluca ni pañuelo. La exposición se encuentra en el Centro Cívico Can Basté y, por primera vez en la historia, muestra a una multitud de mujeres, que hartas de dar explicaciones y tener que taparse por miedo al 'qué dirán', han decidido 'desmelenarse' y posar ante un objetivo.

Entre ellas, se encuentra Júlia Vicente, cofundadora de 'A Pelo', la primera asociación de 'pelonas' de España. "La pérdida de pelo no me quitó el poder de andar o bailar pero sí que me quitó la sonrisa", explicó en el discurso previo a la inauguración de la exposición 'A Pelo', que estará en Nou Barris (Barcelona) hasta el 28 de marzo.

WhatsApp Image 2020-03-09 at 11.54.06La exposición recoge una veintena de fotografías (María Teresa Diestra / Mar Martínez Turallols)

La primera asociación de mujeres calvas

La asociación 'A Pelo' fue creada en 2007 como una plataforma de apoyo para "todas aquellas 'pelonas' que necesitaran compartir sus experiencias y tener una mano amiga a su lado", explicó Júlia. Ella tiene alopecia areata y perdió todo su cabello a los siete años. "Los padres tuvieron que inventarse el ratoncito Pérez para superar el trauma de perder los dientes, lo mismo ocurre y sientes con la pérdida de pelo", señaló Vicente. 

Uno de los colectivos más afectados en esta enfermedad son los niños. "Entre nuestros 'pelones' hay niños que necesitan nuestro ayuda. La infancia es dura, pero hace falta que los padres y las personas que rodean a estos niños lo acepten con naturalidad para que ellos también lo entiendan así”, explicó Júlia.

Un objetivo: que no se vea

"Cuando descubres que tienes alopecia, todos tus sentimientos negativos los relacionas con esta enfermedad y tu mayor preocupación es que absolutamente nadie sepa que estás calva", confesó la cofundadora de 'A Pelo'. 

Júlia compró su primera peluca a los 14 años y hasta los 30 solo pensaba en una cosa: "que no se notara nada". "Incluso me escondía de mis padres. Solo me quitaba la peluca en mi habitación y ninguna de mis amigas sabían que estaba calva", afirmó Júlia.

Núria, otra de las 'pelonas de la asociación', perdió su cabello en edad adulta. A diferencia de Júlia, ella no quedó completamente calva sino que siguió conservando las partes laterales del cuero cabelludo. "En mi caso, siempre utilizaba peluca o pañuelo. Cuando iba a la playa, por ejemplo, no me quitaba el pañuelo ni para bañarme. Tenía mucho miedo a las miradas de la gente".

Júlia compró su primera peluca a los 14 años y hasta los 30 solo pensaba en una cosa: "que no se notara nada"


Salir del armario

Uno de los mayores temores que confiesan haber tenido la mayoría de las 'pelonas' es el imaginarse qué dirán. "Una de mis mayores preocupaciones durante todo el día era vigilar que mi peluca estuviera bien. Si alguien me miraba demasiado tiempo o hacía algún guiño raro que me provocara inseguridad, buscaba cualquier manera de arreglarme la peluca y asegurarme que estuviera bien colocada", explicó Júlia, que añadió que "cuando mira sus fotos con peluca ve a alguien que no es ella. Nunca estaba cómoda. Todo era muy forzado". 

El género femenino vive enfrentado a un discurso interno inculcado desde la infancia que se basa en querer estar 'perfecta'. "La calvicie es una característica muy visual pero las mujeres se enfrentan continuamente a la comparación y al querer ser: más delgadas, más grandes, más altas, más bajas, más morenas, más pálidas…", señalaron las 'pelonas'. 

"Ayer visitamos un centro de enfermedades de trastornos alimenticios. Fue una experiencia muy emotiva y todas coincidimos en que hemos tenido miedo a las miradas de la gente. Sin embargo, explicamos que llega un día donde te empoderas y descubres que solo ves en las miradas aquello que quieres ver. Si no piensas que estás siendo juzgada, tampoco lo ves".

La salida del armario es un momento que ninguna de ellas olvidará jamás. "Salí del armario un día en la playa. Estaba harta de tener que llevar siempre el pañuelo y entré al mar sin él. Allí me noté libre y vi que quería seguir así. Cuando llegué a mi casa, con una amiga, me rapé y empecé a ir por la calle o al trabajo sin el pañuelo", explicó Nuri. 

2020030913325712000

La exposición muestra algunas 'pelonas' con y sin peluca (Maria Teresa Diestra / Mar Martínez Turallols)

"Te quedaba mejor el pañuelo"

La 'salida del armario' es un proceso muy duro. "En un primer momento eres muy débil y comentarios como 'te queda mejor el pañuelo' te hunden", comentó Nuri. 

Júlia decidió 'desmelenarse' cuando cumplió los 30 años. "El día de mi aniversario decidí tatuarme la cabeza con henna y me presenté así al mundo. Aunque fue un proceso duro, me sentí mucho más libre que cuando llevaba peluca. En ese momento dejé de preocuparme por si la peluca se había movido o no". 

"Uno de los puntos claves del proceso posterior a la 'salida del armario', que me hizo ver quién era, sucedió un día en el que delante mío había una chica rubia con el pelo larguísimo. En ese momento aparte de pensar cuántas pelucas podía hacerme con su pelo, el discurso de 'nunca podré ser como ella' empezó a resonar en mi cabeza, hasta que vi que en el primer espejo que encontró se detuvo a mirar su reflejo. En ese instante descubrí que yo ya no miraba el mío. Estaba segura de quién era y de cómo era", explicó Júlia. 

Una gran familia

"Cree 'A Pelo' porque no había ninguna asociación sobre la alopecia y en un primer momento, tuve que ir cazando 'pelonas' por la calle para poder crear la asociación. Más tarde, con el reportaje que salió en TV3, las pelonas empezaron a salir de debajo de las piedras y a buscarme. Ahora somos 70 mujeres en el grupo de Cataluña y en el resto de España se están creando nuevas asociaciones para nuestras compañeras que viven lejos".

"Cree 'A Pelo' porque no había ninguna asociación sobre la alopecia y en un primer momento, tuve que ir cazando 'pelonas' por la calle para poder crear la asociación", explicó Júlia

Aunque 'A Pelo' es una asociación constituida, todas ellas coinciden en que ya no necesitan la asociación porque son una familia. "Si la seguimos teniendo es para poder ayudar a las nuevas incorporaciones, porque el pelo nunca dejará de caer, y para poder organizar actos y hacer conferencias que ayuden a visualizar la alopecia y a empoderar a muchas más mujeres a 'salir del armario'", explicaron en el discurso.

La exposición de este grupo de 'pelona' estará en diferentes poblaciones de Cataluña hasta el mes de julio. Aunque no hay ninguna fecha límite porque según ellas, "no paran de recibir ofertas de nuevos lugares que quieren exponer 'A pelo' en sus museos o centros cívicos". 

 

El destape de las mujeres calvas